Archive for the ‘Reflexión 218 Caritas in veritate Nº 44 Junio23 2011’ Category.

Reflexión 218 Caritas in veritate Nº 44, Junio 23 2011

RADIO MARÍA DE COLOMBIA en su
frecuencia de Bogotá, 1220 AM está temporalmente fuera del aire, pero puede
escucharla por internet: www.radiomariacol.org

Escuche estas Reflexiones sobre la Doctrina Social de la Iglesia en RadioMaría los jueves a las 9:00 a.m., hora de Colombia, en las siguientes frecuencias en A.M.:
Bogotá:
1220; Barranquilla: 1580; Cali: 1260; Manizales: 1500; Medellín: 1320; Turbo: 1460; Urrao: 1450.

Por internet, también en vivo, en http://www.radiomariacol.org/

Al abrir este “blog” encuentra la reflexión más reciente; en la columna de la derecha, las Reflexiones anteriores que siguen la numeración del libro “Compendio de la D.S.I.” Con un clic usted elige.

Utilice los Enlaces a documentos muy importantes como la Sagrada Biblia, el Compendio de la Doctrina Social, el
Catecismo
y su Compendio, documentos del Magisterio de la Iglesia tales como la Constitución Gaudium et Spes, algunas encíclicas como: Populorum progressio,  Deus caritas est, Spe salvi, Caritas in veritate, agencias de noticias y publicaciones católicas. Vea la lista en Enlaces.

————————————————————————————————————————————————————————————————————-

Haga clic a continuación para orar todos los días 10 minutos siguiendo la Palabra de Dios paso a paso: Orar frente al computador, con método preparado en 20 idiomas por los jesuitas irlandeses. Lo encuentra aquí también entre los enlaces.

========================================================================================================================

El foro de la Fundación Konrad Adenauer sobre Caritas in veritate

El martes pasado, 21 de junio tuve la oportunidad de asistir a un foro sobre la encíclica Caridad en la verdad, Caritas in veritate, organizado por la fundación alemana Konrad Adenauer. Muy buena la calidad de los panelistas invitados: el Nuncio Apostólico, Monseñor Aldo Cavalli presentó una síntesis excelente de las ideas más importantes de esta profunda encíclica social. Sobre lo que es la DSI dijo que es una mirada desde el Evangelio, de los problemas sociales. Difícil decir más en menos palabras. Sobre la Caridad, idea central de la encíclica, nos explicó que la caridad consiste en darnos a los demás, asumiéndolos, es decir, amar a los demás asumiéndolos como son, con lo que eso significa de comprensión de su realidad, de su situación, es decir, de su sufrimiento o de su alegría. Sobre la Verdad, la otrapalabra clave de Caritas inveritate, el señor Nuncio la explicó como conocer la realidad y así amar dentro de la realidad, es decir, en el mundo de hoy. De manera que no busquemos solucionesde ayer a los problemas de hoy. Eso explica la importancia de conocer nuestra realidad de hoy, con las cargas que lleva de nuestra historia. Este enfoque está perfectamente de acuerdo con la metodología que ha asumido la Iglesia de VER la realidad, estudiarla, entenderla, para así JUZGAR cuan cerca o lejos está del ideal del
Evangelio y luego ACTUAR correctamente en la acción pastoral, apostólica.

También el Nuncio destacó la importancia de comprender que todos tenemos derechos y deberes y cómo el que es fuerte tiene el deber de sostener al débil para que pueda luego seguir solo. No se trata de sostener indefinidamente a alguien. Mencionó aquí la solidaridad y la subsidiaridad .
Otro panelista fue el Senador Juan Mario Laserna, quien es también un importante economista.  De él me llamó la atención su  aceptación de que la teoría económica capitalista es lo opuesto a Caritas in veritate, porque busca la construcción de un proyecto egoísta. Se vio en su análisis  un estudio serio, a fondo, de la encíclica  con criterio de economista católico.

Un tercer panelista fue el Dr. Roberto Steiner, director de Fedesarrollo, quien comenzó comentando que él había estudiado en un colegio católico y que sufría la angustia de un economista con formación católica. Es una confesión interesante. Esa angustia la manifestó, como veremos, en loque pasó con su intervención. Fue crítico del desempeño de la economía de nuestro país, del que dijo que la solidaridad no se practica con los más pobres. Afirmó que la política pública no está diseñada para favorecer a los más pobres, que la política pública nuestra es para que los pobres sobrevivan. Y que la Constitución del 91 está llena de la declaración de Derechos y de pocos Deberes. Ahora que se alaba tanto la Constitución del 91, es hacernos caer en la cuenta de que no es perfecta…

El reto de Caritas in veritate a políticos y economistas

Yo pienso que la del Dr. Steiner fue también la manifestación de una seria reflexión, luego de leer con atención la encíclica Caridad en la verdad. Su angustia de economista de pensamiento liberal con formación católica salió a flote, en su respuesta a algunas preguntas de la audiencia, al final del foro. Se presentó a los economistas y políticos participantes, el reto de Caritas in veritate de reflexionar sobre la necesidad de mejorar el modelo capitalista, porque, a juzgar por los resultados, es un fracaso, como lo fue el modelo comunista. No se puede juzgar de exitoso un modelo de manejo de la economía, cuando la mitad del mundo  vive en pobreza.

La reacción del Dr. Steiner fue defender el modelo capitalista por sus resultados en China y la India, donde ha conseguido sacar a muchos de la pobreza y confesar que no debería haber hecho algunas de las afirmaciones que formuló en su presentación. Que en China y la India, – los países con más habitantes del planeta, -pues cada uno suma más de mil millones de habitantes,- hayan logrado, con el modelo económico capitalista, sacar de la
pobreza a un numeroso grupo de personas, no se puede negar. Pero sí hay que preguntarse,  como uno de los pilares a sus exportaciones, que compiten con precios bajos, que son posibles por los salarios muy bajos de sus trabajadores? Quizás también allá lo que ha conseguido el capitalismo chino es, que un buen número de pobres sobreviva y no más. Como no se trataba de una discusión, solamente se oyó la respuesta de los panelistas. Pero a mí me dejó la satisfacción de que gracias a la Fundación Adenauer, la DSI llegó a algunos economistas y políticos y les suscitó inquietudes. Yo espero que
a los economista y políticos católicos que estudien la encíclica, les siga inquietando la pregunta sobre la necesidad de reformar el capitalismo. Lo que
queda por hacer es mucho.

Teología y Teoría Económica

Otro panelista fue el Dr. Peter Weiss, parlamentario demócrata cristiano de Alemania. Es un parlamentario de formación católica, quien estudio Teología en las universidades de Friburgo y Tubinga. Me llamó la atención su énfasis en la necesidad de difundir la DSI en la educación universitaria. Nos contó que en la Universidad de Friburgo, las facultades de teología y de economía se unieron para ofrecer un curso sobre la DSI en la encíclica Caridad en la verdad. Me enteré de que en Colombia, la  nueva Universidad de San Agustín ofrece o va a ofrecer, por lo menos una especialización de la facultad de economía, en DSI. Sé que en la Javeriana hubo un foro de la facultad de teología sobre Caritas in veritate. Lo óptimo sería que las facultades católicas de economía ofrecieran la carrera con la visión católica y una excelente ayuda sería Caritas in veritate. La teología tiene mucho que ofrecer a los economistas católicos.

Finalmente, fue también   panelista Monseñor Héctor Fabio Henao, Director del secretariado nacional de Pastoral Social, de la Conferencia
Episcopal, experimentado apóstol social, que dirige la atención de la Iglesia a los pobres, a las víctimas de la violencia y de los desastres naturales. Con
honda compresión de la DSI, terminó su intervención diciendo que lo cierto es que si no está Dios presente, lo problemas sociales no tienen solución. Es lo que
Caridad en la verdad nos enseña de principio a fin. Como hemos visto en nuestras reflexiones, si no se inyecta Evangelio a la economía y a la política, no hay soluciones valederas.

El crecimiento demográfico y el desarrollo

La semana pasada empezamos a estudiar el Nº 44 de Caridad en la verdad, Caritas in veritate, la encíclica de Benedicto XVI que nos pone a pensar con el Evangelio, sobre el buen manejo de los bienes terrenos, de los que somos administradores y no dueños absolutos. Como esta encíclica se publicó en el cuadragésimo aniversario de Populorum progressio, la encíclica de Pablo VI sobre el desarrollo de los pueblos, Benedicto XVI no podía eludir
el tema del impacto del aumento de la población en el desarrollo. Repasemos lo que vimos en el programa anterior.

El Papa sostiene con serios argumentos, que el crecimiento demográfico no es causa del subdesarrollo. Para los países de ingresos altos, es muy cómodo endilgar la causa del subdesarrollo a las familias numerosas del mundo no desarrollado económicamente. Los remedios que no solo sugieren, sino que patrocinan, son secar las fuentes de vida por la esterilización y el aborto. Si nacen menos hijos en las familias pobres, los países más fuertes van a sentir menos la exigencia de  solidaridad, a la que su consciencia los obliga y se sentirán libres de usar los bienes que Dios les da como les plazca. En China han llegado hasta el extremo de prohibir tener más de un hijo que, además, no debe ser mujer.

La crisis de nacimientos en Europa

En Europa la disminución de la natalidad es un signo de crisis seria con consecuencias graves para los cada vez menos jóvenes a quienes sí se permita llegar a la vida. Tendrán esos jóvenes que sostener a los cada vez más  numerosos ancianos, para quienes no hay ni habrá trabajo y el Estado deberá atender por lo menos sus necesidades básicas, ante la incapacidad del sistema de pensiones. Los ancianos van a sufrir en soledad, más que ahora.

La encíclica Caritas in veritate no pretende que las familias se llenen de hijos que no puedan sostener ni educar. Esa es una presentación mentirosa. La Iglesia habla siempre de paternidad responsable. Si los padres son conscientes de su obligación de una procreación responsable y viven de acuerdo con ella en su familia, nos dice el Papa que se evitarán las políticas impuestas por el Estado, de planificación forzada de la natalidad. Este es un derecho de la familia, no es competencia del Estado. Cuando la Iglesia promueve el desarrollo, como hemos visto promueve el desarrollo integral, es decir del ser humano integral, completo. Como la familia es la célula central, primordial, de la sociedad y la sexualidad es un elemento integral de su desarrollo, no puede dejar de tratarse en un documento tan importante de la Iglesia, como la encíclica Caridad en la verdad.

Es una lástima que a un tema tan importante no se le trate siempre con profundidad y con el enfoque cristiano de lo que es el ser humano. Juan Pablo II le dio gran importancia a dar a conocer la doctrina de la Iglesia sobre este tema; le dedicó 129 catequesis semanales al tema de Teología del Cuerpo, sobre el amor, la sexualidad humana y el matrimonio. Fue un tiempo largo, esas catequesis sobre la Teología del Cuerpo las ofreció entre septiembre de 1979 y noviembre de 1984.

La tarea de los cristianos no es insistir en el rigorismo que aleja de la fe ni transigir con el erotismo y el hedonismo de nuestro tiempo. Es descubrir la sexualidad en su sentido humano, como Dios Creador la ideó y nos la enseña el Evangelio. Lo que hace falta es un redescubrimiento del Evangelio (la buena y gozosa noticia) de Dios sobre el amor conyugal, la sexualidad humana y la vida que surge del matrimonio, es decir, de la familia[1] .

Radio María tiene personas que presentan estos temas con solvencia y claridad, como la doctora Esther Lucía Durán de Wahanick y son muy valiosos los conceptos médicos del Dr. Julio Durán Casas, médico gineco obstetra,cuando toca el tema en sus programas de los lunes a las 10:30 p.m.

Poeta, Filósofo y Pontífice

Les recomiendo también un excelente programa en EWTN, el canal de TV que suelen llamar de la Madre Angélica; allí  ofrecen en estos días un rograma llamado Poeta, Filósofo y Pontífice, en el cual están explicando las catequesis sobre la Teología del Cuerpo, de Juan Pablo II. De la  programación del canal EWTN tomo la siguiente información:

El legado del Papa Juan Pablo II hunde sus raíces en
una visión integral del hombre entendido en su naturaleza de persona humana.
Karla Boy, guatemalteca experta en orientación familiar, nos brinda una
aproximación al pensamiento de Karol Wojtyla en sus facetas de POETA, FILOSOFO
Y PONTIFICE.

El programa dura 30 minutos; la conductora es excelente, muy bien preparada, lo hace con claridad y dominio del tema desde el punto de vista filosófico y conoce muy bien la doctrina de Juan Pablo II. En el siguiente horario para Colombia se puede sintonizar el programa POETA, FILOSOFO Y PONTIFICE:

Domingos a las 2:00 p.m, los Martes a la 1:00 p.m., los Jueves
a las 5:00 p.m. y los Viernes 11:30 p.m. Los interesados en leer las
catequesis
Teología del
Cuerpo
, las encuentran en
internet en las páginas del Vaticano. También en internet está la programación
de EWTN.

Paternidad y maternidad responsables

La catequesis de Juan Pablo II, del miércoles 1 de agosto de 1984, trató precisamente-sobre “paternidad y maternidad responsables”. Leamos
por lo menos algunas líneas que nos ayuden a entender lo que la Iglesia nos enseña sobre lo que son la paternidad y maternidad responsables.

El texto conciliar (de la Constitución Gaudium et spes dice así:
“…Cuando se trata, (…) de conjugar el amor conyugal con la responsable
transmisión de la vida, la índole moral de la conducta no depende solamente de
la sincera intención y apreciación de los motivos, sino que debe determinarse
con criterios objetivos, tomados de la naturaleza de la persona y de sus actos,
criterios que mantienen íntegro el sentido de la mutua entrega y de la humana
procreación, entretejidos con el amor verdadero; esto es imposible sin cultivar
sinceramente la virtud de la castidad conyugal” (Gaudium
et spes
, 51).

Más adelante explica el Papa lo que significa que los cónyuges “con responsabilidad humana y cristiana cumplirán su misión con dócil reverencia
hacia Dios”,
como enseña Gaudium et spes, 50. Eso quiere decir explica Juan Pablo II, que los cónyuges:

“De común acuerdo y común esfuerzo, se formarán un juicio recto, atendiendo tanto a su propio bien personal como al bien de los hijos, ya nacidos o todavía por venir, discerniendo las circunstancias de los tiempos y del estado de vida,  tanto materiales como espirituales; y, finalmente, teniendo en cuenta el bien de la comunidad familiar, de la sociedad temporal y de la propia Iglesia” (Gaudium et spes, 50).

Y aquí añade el Papa:

Nos enseña Juan Pablo II que “los esposos cristianos sean conscientes de que no pueden proceder a su antojo, sino que siempre deben regirse por la conciencia, la cual ha de ajustarse a la ley divina misma y nos hace caer en la cuenta de que los elementos constitutivos de la paternidad y maternidad responsables son el juicio maduro de la conciencia personal en su relación con la ley divina, auténticamente interpretada por el Magisterio de la Iglesia.

Condiciones económicas y paternidad responsable

No omite la Iglesia la consideración de las condiciones económicas y sociales en la decisión que toman los padres, de tener o no un hijo. Citando la encíclica Humanae vitae, de la Vida Humana, (Nº 10) de Pablo VI, dice Juan Pablo II:

Se sigue de ello que en la concepción de la “paternidad responsable” está contenida la disposición no solamente a evitar “un nuevo nacimiento”, sino también a hacer crecer la familia según los criterios de la prudencia.

En resumen, la decisión sobre tener o no un hijo no puede ser tomada por sólo un capricho. Los esposos deben tomar la decisión con responsabilidad humana y cristiana. En cada familia las circunstancias que se deben tener pueden ser diversas,  no  solamente económicas, pueden ser de salud, pueden ser materiales y espirituales.

Nos dice el Papa que los esposos se formarán un juicio recto, atendiendo tanto a su propio bien personal como al bien de los hijos, ya nacidos o todavía por venir, discerniendo las circunstancias de los tiempos y del estado de vida, tanto materiales como espirituales; y, finalmente, teniendo en cuenta el bien de la comunidad familiar, de la sociedad temporal y de la propia Iglesia. Se trata de una decisión tan seria, que la Constitución Gaudium et spes, del Concilio Vaticano advierte: Este juicio, en último término, deben formarlo ante Dios los esposos personalmente. Y como vimos, Pablo VI añade en la encíclica sobre la Vida Humana, Humanae vitae, que la paternidad responsable se pone en práctica, tanto cuando se decide tener una familia numerosa, como cuando la decisión es evitar un nuevo nacimiento durante algún tiempo o por tiempo indefinido.


[1]
http://es.catholic.net/sexualidadybioetica/490/2475/articulo.php?id=29693

 

=