Archive for the ‘Reflexión 182- Caritas in veritate N° 14 y 15 (20)’ Category.

Reflexión 182 – Caritas in veritate (20)

 Caritas in veritate  N° 14 y 15 (20)

 

Escuche estas Reflexiones sobre la Doctrina Social de la Iglesia en Radio María  los jueves a las 9:00 a.m., hora de Colombia, en las siguientes   frecuencias en A.M.: 

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        Bogotá: Bogotá: 1220; Barranquilla: 1580; Cali: 1260; Manizales: 1500; Medellín: 1320; Turbo: 1460; Urrao: 1450.

 

Por internet, también en vivo, en http://www.radiomariacol.org/

Al abrir este “blog” encuentra la reflexión más reciente; en la columna de la derecha, las Reflexiones anteriores que siguen la numeración del libro Compendio de la D.S.I.” Con un clic usted elige.


Utilice los
Enlaces a documentos muy importantes como la Sagrada Biblia, el Compendio de la Doctrina Social, el Catecismo y su Compendio, documentos del Magisterio de la Iglesia tales como la Constitución Gaudium et Spes, algunas encíclicas como: Populorum progressio,  Deus caritas est, Spe salvi, Caritas in veritate, agencias de noticias y publicaciones católicas. Vea la lista en Enlaces.

Haga clic a continuación para orar todos los días 10 minutos siguiendo la Palabra de Dios paso a paso: Orar frente al computador, con método preparado en 20 idiomas por los jesuitas irlandeses. Lo encuentra aquí también entre los enlaces.

==============================================================

 

Coherencia del pensamiento de Pablo VI en Populorum progressio y Octogesima adveniens

 

 

Hemos estado estudiando el capítulo primero de Caritas in veritate, Caridad en la verdad, la encíclica de Benedicto XVI. Dedica el Papa este capítulo a comentar el mensaje social de Pablo VI en su encíclica Populorum progressio, sobre el desarrollo de los pueblos. Nos demuestra el Papa Benedicto la coherencia del pensamiento de Pablo VI en el conjunto de su doctrina social, en particular la coherencia en la doctrina que se enseña en la encíclica Populorum progressio y en la carta apostólica Octogesima adveniens.

 

Como vimos, esta carta apostólica Octogesima adveniens, que no es una encíclica, la dirigió Pablo VI al cardenal canadiense Maurice Roy, entonces presidente de la  Comisión pontificia  Justicia y Paz y del Consejo para los Laicos. En lo que se refiere al desarrollo integral, nos podemos dar cuenta de la importancia de esa carta apostólica, con sólo ver los temas que en ella trata Pablo VI. Veamos:

 

El Papa se había ocupado del tema de la pobreza, cuatro años antes,  en Populorum progressio, en un momento en el que se hacía cada vez más grande la distancia entre los países industrializados y los así llamados países subdesarrollados; situación inaceptable, porque la disponibilidad de recursos para todos era abundante. Había entonces, como sigue habiendo ahora, un problema de inequidad en la disponibilidad de esos recursos para el desarrollo de los más débiles. Como hemos comentado en varias oportunidades, no es suficiente que la economía crezca para que automáticamente se consiga un desarrollo integral, si los bienes no se distribuyen con equidad.

 

El político cristiano frente a los problemas de justicia social

 

Pablo VI dirige su atención en Octogesima adveniens a la responsabilidad de la comunidad cristiana en la vida social y política.[1] Por esa razón, los católicos que intervienen en política deberían conocer  bien esta carta apostólica. Frente a los problemas de la pobreza, de la justicia social, ¿cuál debe ser la posición del cristiano, en particular de los que intervienen en la política?

 

Después de presentar en la carta apostólica, los  problemas sociales más apremiantes, en la segunda parte Pablo VI trata sobre las implicaciones que tienen las aspiraciones del hombre de hoy a la democracia, a la igualdad y la participación y así mismo sobre la incompatibilidad del cristianismo con las ideologías marxista y liberal y la necesidad para el cristiano, de no caer en la trampa de las ideologías.

 

Es conveniente recordar lo que se entiende por ideología. Por ideología se entiende una visión, una manera de ver la naturaleza, de ver al ser humano y a la sociedad, para sobre esa base construir un proyecto de sociedad que responda a esa visión. Una ideología construye mentalmente la clase de sociedad que se propone. Por ej., la ideología comunista ¿cómo ve al ser humano y a la sociedad?  Tenemos esa visión convertida en realidad en los países donde se impuso el comunismo: una sociedad manejada por la dictadura, con limitaciones inadmisibles a la libertad individual y colectiva, una sociedad en la que la ideología se imponía por la fuerza, en la que estaba vedada la religión, etc.

 

¿A qué trampas de las ideologías se refiere Pablo VI en su carta apostólica?

 

No todas las ideologías son malas; la sociedad se construye de acuerdo con una manera de ver el ser humano. En ese sentido se podría hablar de ideología cristiana, a la que está de acuerdo con la antropología crstiana, la que ve al ser humano como creado a imagen y semejanza de Dios y propone una sociedad regida por los planes del Creador, como se describen en la Sagrada Escritura. Sin duda cuando el Papa nos previene para no caer en las trampas de las ideologías, se refiere a esas posturas ideológicas que encierran al ser humano en sí mismo, que no aceptan el puesto de Dios en la sociedad y por lo tanto niegan la trascendencia. Esas maneras de considerar al hombre y a la sociedad lejos de su relación con Dios, tienen implicaciones que los cristianos debemos tener en cuenta para no adherir a ellas. Implicaciones que son distintas en el socialismo y en el liberalismo, pero de todas formas inaceptables. Algunas implicaciones pueden ser comunes al pensamiento tanto del socialismo como del liberalismo, por ejemplo las consecuencias de su materialismo.

 

En el caso de la ideología socialista hay que estar atentos, en particular, a las limitaciones inadmisibles a la libertad,  a la incitación a la violencia y a la negación de Dios. Es claro cómo funciona un régimen socialista, porque tenemos ejemplos vivos en los regímenes que atacan la libertad de opinión y de información, los que persiguen a quienes se niegan a pensar como ellos.

 

En la ideología liberal podemos ver cómo conciben la sociedad: con libertad absoluta, con el ser humano como centro y determinador último del manejo de toda actividad, empezando por la económica, que busca sobre todo el bien individual aun a costa del perjuicio de los demás; de ahí la falta de equidad, característica del individualismo. Se predica la libertad por encima de todo. La presentación de ser adalides de la libertad es muy atractiva; sin duda es una trampa. Vemos en nuestra sociedad a qué extremos se llega cuando se abraza la libertad sin limitaciones…

 

 

Función del poder político y la participación de los cristianos en la política

 

 

En la tercera parte de Octogesima adveniens, Pablo VI trata sobre los cristianos ante los nuevos problemas, en particular ante el problema del desarrollo económico, las empresas multinacionales y sus peligros (OA 44). En cuanto a la política, el Papa trata sobre la función del poder político y la participación de los cristianos en la política.

 

 Pablo VI sigue la metodología VER-JUZGAR-ACTUAR, por eso, después de presentar y analizar la realidad, desde la visión cristiana,  la última parte de Octogesima adveniens se dedica a un llamamiento a la acción.

 

Se pregunta el Papa: en una sociedad pluralista, que aspira a una organización democrática, ¿cómo debe actuar el cristiano frente a las diversas corrientes ideológicas que pretenden organizar la sociedad?  A los interesados en la política,- ojalá hubiera muchos católicos que intervinieran, para bien de la sociedad, – les quisiera dejar la inquietud de prepararse. Las encíclicas sociales son documentos imprescindibles, para conocer la doctrina católica sobre la sociedad.

En Octogesima adveniens aprendemos que en el análisis de la realidad, en su juicio sobre ella y en sus decisiones para actuar, el político cristiano no puede ignorar las enseñanzas sociales de la Iglesia. Las enseñanzas del magisterio que, basadas en el Evangelio, orientan al cristiano proporcionándole principios de reflexión, criterios de juicio y directrices de acción.

 

La Jerarquía en la orientación doctrinal; los laicos en la acción política

 

Nos enseña Pablo VI que para el análisis de la realidad es indispensable, además de la orientación doctrinal del magisterio, el aporte de la comunidad creyente, el aporte de los laicos. La presencia de los laicos es necesaria en la acción, de manera particular en el campo de la política, en donde no tiene cabida la jerarquía.

 

Populorum progressio, Humanae vitae y Evangelii nuntiandi

 

 

Continuemos con el N° 15 de Caritas in veritate. Este número lo dedica Benedicto XVI a presentar la coherencia del pensamiento de Pablo VI en Populorum progressio y otros dos documentos muy importantes, además de Octogesima adveniens, que acabamos de considerar. El Santo Padre se refiere a la encíclica Humanae vitae, De la vida humana,  y a la exhortación apostólica Evangelii nuntiandi, sobre la evangelización.

 

Recordemos que la encíclica Populorum progressio fue publicada en la Pascua de 1967; el Concilio Vaticano II  había terminado menos de dos años antes, en diciembre de 1965. Leamos completo el N° 15 de Caritas in veritate:

15. Otros dos documentos de Pablo VI, aunque no tan estrechamente relacionados con la doctrina social —la Encíclica Humanae vitae, De la vida humana, del 25 de  julio de 1968, y la Exhortación apostólica Evangelii nuntiandi, del 8 de diciembre de 1975— son muy importantes para delinear el sentido plenamente humano del desarrollo propuesto por la Iglesia. Por tanto, es oportuno leer también estos textos en relación con la Populorum progressio.

La Encíclica Humanae vitae subraya el sentido unitivo y procreador a la vez de la sexualidad, poniendo así como fundamento de la sociedad la pareja de los esposos, hombre y mujer, que se acogen recíprocamente en la distinción y en la complementariedad; una pareja, pues, abierta a la vida[2].  No se trata de una moral meramente individual: la Humanae vitae señala los fuertes vínculos entre ética de la vida y ética social, inaugurando una temática del magisterio que ha ido tomando cuerpo poco a poco en varios documentos y, por último, en la Encíclica Evangelium vitae de Juan Pablo II[3]. La Iglesia propone con fuerza esta relación entre ética de la vida y ética social, consciente de que «no puede tener bases sólidas, una sociedad que —mientras afirma valores como la dignidad de la persona, la justicia y la paz— se contradice radicalmente aceptando y tolerando las más variadas formas de menosprecio y violación de la vida humana, sobre todo si es débil y marginada»[4].

 

Evangelii nuntiandi guarda una relación muy estrecha con el desarrollo. Evangelización y promoción humana

 

La Exhortación apostólica Evangelii nuntiandi guarda una relación muy estrecha con el desarrollo, en cuanto «la evangelización —escribe Pablo VI— no sería completa si no tuviera en cuenta la interpelación recíproca que en el curso de los tiempos se establece entre el Evangelio y la vida concreta, personal y social del hombre»[5]. «Entre evangelización y promoción humana (desarrollo, liberación) existen efectivamente lazos muy fuertes»[6]: partiendo de esta convicción, Pablo VI aclaró la relación entre el anuncio de Cristo y la promoción de la persona en la sociedad. El testimonio de la caridad de Cristo mediante obras de justicia, paz y desarrollo forma parte de la evangelización, porque a Jesucristo, que nos ama, le interesa todo el hombre. Sobre estas importantes enseñanzas se funda el aspecto misionero [7] de la doctrina social de la Iglesia, como un elemento esencial de evangelización[8]. Es anuncio y testimonio de la fe. Es instrumento y fuente imprescindible para educarse en ella.

Cita Benedicto XVI varios documentos de Pablo VI para comprobar la coherencia de su doctrina social: ya nos referimos a la Carta Apostólica Octogesima adveniens, en el octogésimo aniversario de la publicación de la encíclica Rerum novarum.  Como acabamos de leer, menciona también Benedicto XVI la encíclica Humanae vitae, De la vida humana, y la Exhortación apostólica Evangelii nuntiandi.

 

Nos detendremos a considerar los lazos estrechos, que según Benedicto XVI hay entre Populorum progressio y Humanae vitae; pasaremos luego a ver la relación de P.P. y Evangelii nuntiandi.

 

Afirma Benedicto XVI en el N° 15 de Caritas in veritate, sobre Humanae vitae  y Evangelii nuntiandi, que aunque estos dos documentos no estén tan estrechamente relacionados con la doctrina social, son muy importantes para delinear el sentido plenamente humano del desarrollo propuesto por la Iglesia.

 

¿Qué dice la Humanae vitae, que tenga que ver con un desarrollo plenamente humano?

 

Tengamos presente que cuando la Iglesia en su DS propone un modelo de desarrollo, no lo hace desde el punto de vista técnico. Ese es papel de los técnicos; lo que la Iglesia propone y defiende es que el desarrollo debe ser plenamente humano. Ese es el campo de la DSI, el humano. La Iglesia reclama que ella es experta en humanidad. Leamos  con atención las palabras del Papa en el N° 15:

 

La Encíclica Humanae vitae pone como fundamento de la sociedad la pareja de los esposos, hombre y mujer, que se acogen recíprocamente en la distinción y en la comple/menta/riedad; una pareja, pues, abierta a la vida[9]. En discurso  a los participantes en el Congreso Internacional con ocasión del 40 aniversario de la encíclica Humanae vitae (10 mayo 2008) dijo el Papa sobre esa encíclica, que ella subraya con fuerza, yendo con valentía contra corriente con respecto a la cultura dominante, la calidad del amor de los esposos, no manipulado por el egoísmo y abierto a la vida (…)

 

La familia, célula de comunión, porque constituye el fundamento de la sociedad

 

 

El amor de los esposos abierto a la vida, pone en perspectiva a la familia. La familia, célula de comunión, porque constituye el fundamento de la sociedad[10]tiene una misión esencial  según la doctrina de la Iglesia: está llamada a revelar al mundo el amor de Dios, a ser signo visible de la verdad, a defender los valores intrínsecos en la naturaleza humana y, por tanto, comunes a toda la humanidad, esto es, la vida, la familia y la educación. Estas palabras las dirigió Benedicto XVI a los asistentes a la Jornada internacional de la familia, el 16 de mayo de 2008. Cuando afirma la Iglesia que el desarrollo integral tiene que ser plenamente humano, dice, por lo menos de manera implícita, que cuando se planifica el desarrollo, se debe tener en cuenta a la familia. En Caritas in veritate continúa Benedicto XVI sobre la encíclica Humanae vitae, De la vida humana:

 

 No se trata de una moral meramente individual: la Humanae vitae señala los fuertes vínculos entre ética de la vida y ética social. La Iglesia propone con fuerza esta relación entre ética de la vida y ética social, consciente de que «no puede tener bases sólidas, una sociedad que —mientras afirma valores como la dignidad de la persona, la justicia y la paz— se contradice radicalmente aceptando y tolerando las más variadas formas de menosprecio y violación de la vida humana, sobre todo si es débil y marginada

 

No nos vamos a detener en el estudio de Humanae vitae, porque esa tarea rebasa el objetivo de estas reflexiones dedicadas a la DSI, pero recordemos que cuando Pablo VI presentó al mundo la encíclica De la vida humana, se suscitó una crisis en la Iglesia. Pablo VI tomó cuatro años en el estudio y elaboración de la encíclica. Sintió el Papa que era una gravísima responsabilidad suya pronunciarse sobre el control natal; confesó que había sufrido mucho espiritualmente. Dijo en su alocución semanal, una semana después de la promulgación de la encíclica: “Jamás habíamos sentido como en esa coyuntura el peso de nuestro cargo. Hemos estudiado, leído, discutido cuanto podíamos. Hemos rezado también mucho.[11]

 

Nos podemos preguntar ¿por qué incluir la encíclica Humanae vitae en el pensamiento social de Pablo VI. Atendamos las palabras de Benedicto XVI en Caritas in veritate, sobre la coherencia de las enseñanzas sociales de Pablo VI. Nos dice que la Humanae vitae no trata sólo un tema de moral individual, sino que tiene que ver con la moral social. La moral individual se refiere a los deberes particulares de los individuos, mientras que la moral social tiene que ver con los compromisos que el individuo tiene con la sociedad. Puesto que vivimos con otras personas, nuestras acciones, cuando tienen que ver con los demás, no son correctas o incorrectas, buenas o malas, sólo porque individualmente consideradas así parezcan, sino que hay que tener en cuenta si afectan a la sociedad.

 

Ética de la vida y Ética social.

 

 Habla Benedicto XVI de Ética de la vida y Ética social. Sabemos que el respeto a la vida se basa en la dignidad de la persona humana, creada a imagen y semejanza de Dios. La vida es intocable, la vida es sagrada. Es un contrasentido pretender que se defienden los derechos humanos si al mismo tiempo se menosprecia la vida de los demás. Una sociedad que acepta y tolera la violación de la vida humana, sobre todo si se trata de la débil vida de un niño por nacer, el ser humano más indefenso, o  de la vida de un marginado, es una sociedad que se desmorona. ¿Puede haber una sociedad con bases más débiles que una sociedad que no respeta la vida? Se dice, a veces, que se defienden los derechos humanos, mientras se pisotean los derechos de las familias. ¿Tiene eso sentido?

 

Antes de terminar repitamos las palabras de Benedicto XVI sobre la encíclica Humanae vitae que leímos antes: dijo el Papa, que esa encíclica subraya con fuerza, yendo con valentía contra corriente con respecto a la cultura dominante, la calidad del amor de los esposos, no manipulado por el egoísmo y abierto a la vida (…)

(…) la calidad del amor de los esposos, no manipulado por el egoísmo, abierto a la vida. Voy a terminar con unas frases del doctor Hernán Vergara Delgado en su estudio sobre la Humanae vitae:

 

Defender la posibilidad de que una vida humana llegue a la existencia porque en ella se actúa el poder creador de Dios y el ejercicio de la libertad y de su amor sólo puede ser un acto de fe.

 

Defender la vida humana en cuanto es sólo posibilidad es la más sublime defensa de la vida que puede darse y, como el que puede lo más puede lo menos, es también la mayor garantía posible de que la vida sea defendida en personas ya existentes, que es la pretensión de los derechos humanos.[12]

 

 

 

Fernando Díaz del Castillo Z.

 

 

Escríbanos a: reflexionesdsi@gmail.com


[1] Cf Ildefonso Camacho, S.J., Doctrina social de la Iglesia, una perspectiva histórica, San Pablo, capítulo 13, Pablo VI y la sociedad moderna.

[2] Cf. nn. 8-9: AAS 60 (1968), 485-487; Benedicto XVI, Discurso a los participantes en el Congreso Internacional con ocasión del 40 aniversario de la encíclica «Humanae vitae» (10 mayo 2008): L’Osservatore Romano, ed. en lengua española (16 mayo 2008), p. 8.

[3] Cf. Juan Pablo II, Carta enc. Evangelium vitae (25 marzo 1995), 93: AAS  87 (1995), 507-508.

[4] Ibíd., 101: l.c., 516-518.

[5] N. 29: AAS 68 (1976), 25.

[6] Ibíd., 31: l.c., 26.

[7] Cf. Juan Pablo II, Carta enc. Sollicitudo rei socialis, 41: l.c., 570-572.

[8] Ibíd.; Id., Carta enc. Centesimus annus, 5. 54: l.c., 799. 859-860.

[9] Cf. nn. 8-9: AAS 60 (1968), 485-487; Benedicto XVI, Discurso a los participantes en el Congreso Internacional con ocasión del 40 aniversario de la encíclica «Humanae vitae» (10 mayo 2008): L’Osservatore Romano, ed. en lengua española (16 mayo 2008), p. 8.

[10] Cf Ibid.

[11] La alocución se encuentra en “Humanae vitae un documento dramático”, en el anexo “Versión final del Capítulo Tercero del libro “Soberanía de la fe” (1996), por Hernán Vergara Delgado, 2° edición octubre 2006,  publicado por la Comunidad Humanae vitae, humanaevitae@cable.net.co

[12] Hernán Vergara Delgado, op. Cit., Pg 21